Mucho más que Senderismo…

    Todo empezó una soleada tarde de septiembre junto al templo de Debod. Mi marido y yo acabábamos de disfrutar de un largo mes de vacaciones. Habíamos recorrido los Pirineos, descubriendo bellos y frondosos paisajes como los del Parque Nacional de Ordesa los cuales me veníeron a la mente, mientras mi mirada lejana y soñadora se perdía mirando la sierra madrileña difuminada en el horizonte desde la colina del templo. Me pregunté entonces por qué no podía descubrir esa cercana y hermosa sierra u otros lugares similares de la geografía española..  
    Para mi nuevo reto no podía contar con mi marido. Su trabajo en el sector de la hostelería, le mantiene ocupado casi todos los fines de semana. Así que estaba solo. Mi otro problema es que no dispongo de vehículo en Madrid.
    Empecé buscando por Internet. Localicé algunos grupos organizados pero todos estaban dirigidos a aficionados heterosexuales. La orientación sexual no era para mí un requisito, pero tenía claro que me iba a condicionar un poco, sobre todo entre desconocidos. En eso estaba, cuando a través de un amigo, supe que en COGAM, el colectivo gay de Madrid, existía un club de senderistas. No lo dudé ni un segundo, me metí en su página Web, sección Senderismo y ahí encontré bastante información. Leí que los lunes tenían reunión y acudí a la primera que pude
    No encontré una reunión formal, con todo el mundo sentado alrededor de una mesa. Ni mucho menos. Me recibió un chico guapo, entrado en años como yo. Se presentó dándome un beso en cada mejilla. A mi cultura germánica, que llevo arraigada desde 1972, le sorprendió gratamente. El chico me informó con detalle sobre las excursiones, los diferentes grados de dificultad y me recomendó el material mínimo necesario para no tener problemas en la montaña. Fue un rato de charla muy agradable que acabó con otros dos besos. Me invitó a que bajase a la planta de abajo, una de esas salas con bóveda tan típicas de los edificios centenarios del centro de Madrid. Allí me encontré un grupo de chicos y chicas de todas las edades en animada charla. Al fondo, dos personas parecían estar organizando algo. Nada más acercarme, uno de ellos me preguntó si quería apuntarme para la excursión del siguiente domingo. Dije que sí y el primer sorprendido fui yo porque no tenía ni idea de a dónde era esa excursión. Anotaron mi nombre en un listado y me dijeron que debería de estar en la plaza de Castilla, en la puerta del Hotel Abba a las 08.30 de la mañana y que partiríamos en coches particulares hacia la Sierra de Madrid.
    Durante toda la semana, me dediqué a ver tiendas de deporte de montaña. No tenía de nada. Necesitaba un calzado adecuado y algo de ropa cómoda. No quería gastarme mucho dinero porque no pretendía convertirme en un escalador del Himalaya ni  tampoco sabía si la experiencia se iba a repetir. Así que compré un par de botas asequibles, me corté un pantalón viejo y añadí una camisa ligera.
    Llegó el domingo de mi primera excursión. Llegué media hora antes al punto de encuentro. Naturalmente, no había nadie excepto un grupo de mendigos bastante numeroso con el plano de Madrid. Uno que parecía el jefe, daba instrucciones como distribuyendo a los demás por lo lugares donde mendigar. A la media hora exacta, empezaron a aparecer los primeros compañeros de excursión. No había duda: pantalones de montaña, mochilas a la espalda y bastones. Cómo era el nuevo, se me acercaron y entre tímidos y dudosos, algunos me preguntaros si era de COGAM. Llegó el organizador, leyó mi nombre y me adjudicó en uno de los coches junto con otros tres compañeros. Y nos pusimos en ruta.
Así empezó una experiencia que se ha convertido en una gran afición. Tras casi dos años, he visitado lugares a los que creo que no habría ido por iniciativa propia. He disfrutado de la naturaleza y de la cultura de los más variados y pintorescos paisajes de la geografía española;  pero lo mejor de todo es que he tenido la oportunidad de conocer y hacer un montón de  nuevos amigos que han  contribuido a que hoy por hoy  me encuentre maravillosamente bien en esta populosa y acogedora ciudad que es Madrid 

Juan Iborra
Senderismo COGAM

Cultura – cogam.es

Cultura

PHOTOLES08: Se abre el plazo de admisión.

PHOTOLES08: Se abre el plazo de admisión.
Por cuarto año consecutivo COGAM te invita a participar en PHOTOLES, cuyo lema este año es: “LESBIANAS IMAGINANDO LESBIANAS”.

Silvia y Neus imaginando un mundo lésbico

Silvia y Neus imaginando un mundo lésbico (121 KB)

El CFLM también lo imaginó!!!

El CFLM también lo imaginó!!! (116 KB)
Archivos Asociados CONVOCATORIA PHOTOLES08 CONVOCATORIA PHOTOLES08  (180 KB)
viernes, 1 de febrero de 2008

PHOTOLES08

ABRIMOS LA CONVOCATORIA DELA CUARTA EDICIÓNPor cuarto año consecutivo COGAM (Colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales de Madrid) te invita a participar en PHOTOLES, cuyo lema de este año es:

PHOTOLES08 “LESBIANAS IMAGINANDO LESBIANAS”

¿Cómo sería un mundo totalmente lésbico? Las películas, los anuncios, los programas de televisión, las portadas de las revistas…imagina tu propio mundo protagonizado por lesbianas y mándanoslo por correo electrónico, junto con tu nombre y forma de contacto a cultura@cogam.es .

Si lo deseas, también puedes mandar tus originales por correo postal a COGAM (Att. Comisión de Cultura. Asunto: PHOTOLES08) C/Puebla, 9 28004 Madrid.

Formatos admitidos: Pintura, dibujo, cómic, fotografía, fotomontaje, collage (todos ellos, si los envías en formato digital, hazlo en alta resolución  (300 ppp en tamaño 30 x 40) en formato TIFF -modo CMYK las imágenes en color y ESCALA DE GRISES las imágenes en blanco y negro-) y creaciones multimedia (video o cine en formato DVD, VideoCD o AVI). Si finalmente tu obra es seleccionada para formar parte de PHOTOLES08, cederás a COGAM los derechos de exposición y reproducción.

¿Vas a permitir que participen tus amigas y tú no?

Fecha límite de admisión:
15 de mayo de 2008

Bisexualidad: una visión personal

La bisexualidad entró en mi vida bastante tarde y ha sido un reconocimiento a mi propia historia personal. Cuando me descubrí bisexual, todo cuadró de repente y me sentí en paz. Es bastante habitual, por lo que he visto hablando con otr@s bisexuales y por mi propia experiencia, el haber sentido confusión al intentar por todos los medios adaptarte a la norma ya sea heterosexual u homosexual. Yo “he sido” hetero y homo en varias fases de mi vida y esto fue un gran problema para mí, de forma que en cierta manera introyecté muchas opiniones bifóbicas que nos rodean constantemente: esto es inmadurez, no eres una persona seria, estás descentrada etc…


Hace dos años, leyendo artículos sobre la orientación sexual, de repente comprendí que estaba intentando reducir al absurdo mi propia emocionalidad e instintividad. No tenía que escoger. Es más, hoy en día pienso que el hecho de tener que escoger una etiqueta de las que se vienen utilizando no es un “proceso natural” en sí mismo. Las etiquetas no son más que palabras que definen conceptos en una determinada escala social y antropológica, no son fenómenos de la naturaleza. Es más una consecuencia de nuestra necesidad de nominar los fenómenos naturales y clasificarlos dentro de categorías para poder controlarlos, aunque sea intelectualmente. Pero se debe ser consciente de que en este proceso se reduce y se  simplifica la realidad de la vida. Por ejemplo, las etiquetas hetero y homo son muy reduccionistas y dicen poco de las personas implicadas en una relación, porque sólo aplican al sexo biológico de quienes se emparejan. Es mucho más importante qué tipo de personas son, qué roles asumen dentro de la pareja, qué estilo personal desarrollan dentro de esa unión. Estamos poniendo el foco en el lado equivocado al fijarnos tanto en el sexo biológico de las parejas y menos en el fondo de las personas que las constituyen, la dinámica que las construye y el motor emocional que las mueve.
Hace ya más de 50 años que Kinsey propuso el continuum de la sexualidad humana y todavía andamos así, intentando explicar algo tan rico y complejo en código binario de ceros y unos. En mi opinión, el problema de base viene de que dicha simplificación se ha buscado ex profeso desde tiempos inmemoriales por diversas razones sociales y políticas. Por el contrario, pienso que la sexualidad humana debe compararse con otros fenómenos plenamente “humanos” como el lenguaje o la inteligencia conceptual. Sobre estas bases, he explicado un modelo de sexualidad humana en varios foros LGTB de las Universidades en Madrid. 
 
 
La historia de la descripción de la inteligencia humana se parece bastante a la de la sexualidad. No hace tanto, pongamos 30 años, en los colegios españoles se hacían “test de inteligencia” a los niños, que salían del invento con una etiqueta para toda la vida llamada cociente intelectual. En este caso, las categorías no son homo/hetero sino que el numerito se traducía socialmente en: tonto, medio tonto, normal, listo, superdotado. Ya solo leerlo, con nuestros ojos de siglo XXI, resulta horripilante. Por suerte, Coleman y otros han explicado que la inteligencia humana no puede reducirse a una categoría, definida por un número, que proviene de un test que se hace un día. La inteligencia humana es un fenómeno diverso (no hay una sola inteligencia), todas las personas disponemos de varios tipos de inteligencias a la vez y, además, dichos talentos se desarrollan con el tiempo. En el desarrollo de la inteligencia influye también, como es bien sabido, el entorno social y familiar, la historia del individuo con las oportunidades o desgracias que ha vivido, y finalmente su forma de relacionarse con el mundo y con otras personas. Muy parecido a lo que sucede con el mundo emocional y sexual. Lo contranaturasería suponer que los seres humanos, que se caracterizan por esta multiplicidad de talentos desarrollándose de forma diversa y plástica a lo largo de la vida, sean monocordes e inmutables en las emociones y la sexualidad. Pienso que esto implica una contradicción tan fundamental, que urge explicar que las personas somos mucho más que las categorías y las perogrulladas con las que muchas veces nos intentamos identificar.
 
 
En este sentido, la mal llamada bisexualidad(porque el nombre se basa en un modelo binario reduccionista), puede servir al mundo como la punta de lanza para explicar una visión del hombre y las relaciones afectivas completamente nueva, abierta y enriquecedora. En definitiva, más real.
Por Isabel Portero
BLOG Isabel Portero

 

La invisibilidad de los Mayores LGTB

Cuando una persona quiere mostrarse a los demás, intenta que se manifieste lo mejor de sí mismo, su lado bueno, sus mejores cualidades, físicas, y de todo tipo de valores, deseando,como mínimo, caer bien a la primera. Los mayores no podemos ser competitivos con los jóvenes, en una sociedad en la que la buena imagen física, la belleza juvenil es primordial. Los mayores LGTB nos dejamos ver poco, pero… ¿se nos desea ver? Digamos que esto es, también, cosa de dos. La mirada del otro, pasa de largo, casi siempre, sea directamente o a través de una cámara fotográfica o de vídeo sin pararse en los mayores.

“SOMOS INVISIBLES Y ADEMÁS NOS HACEMOS INVISIBLES”

A la generación actual de mayores LGTB, las libertades conseguidas por tan larga y densa lucha de nuestros colectivos nos han llegado algo tarde, cuando teníamos demasiadas cicatrices de miedos, persecuciones, discriminaciones familiares, escolares, laborales, cuando no detenciones policiales o penas mayores. Iniciamos nuestra vida en medio del oscurantismo, y de la represión total, del rechazo social a nuestra orientación sexual, desde  la niñez. La consecuencia natural es intentar pasar desapercibido tanto estando solo como en grupo. Todos hemos elaborado nuestros mecanismos de defensa para poder seguir viviendo y no deseamos perderlos, lo cual conduce a la soledad, sobre todo, porque, por ley de vida, nos han desaparecido nuestros familiares e incluso los amigos más queridos.


La mayoría de nosotros no hemos construido nuestra propia familia, vivimos solos  y de la soledad se puede iniciar un camino peligroso, incluso, hasta el  abandono de nuestro propio cuidado personal. Por eso, tal vez, necesitamos más que nadie una mano amiga, que no nos rechace por nuestra doble condición de mayores y de pertenecer al colectivo LGTB…

¿Cómo se puede conseguir esta ayuda? ¿Quién va a comprender a cualquiera mejor que un similar? ¿Con quién se puede estar relajado, sereno y a gusto aunque sea en una mínima relación de camaradería? Con el semejante, con quien no es preciso justificarse, ni competir, solamente estar, es decir con otras personas de nuestro colectivo que posean unas características afines.

Aplicando los porcentajes de la escala de Kinsey a nuestros Mayores, se obtiene que somos, en nuestra Comunidad de Madrid, varios miles de personas LGTB, unas viven solas, muchas, por cierto; otras tantas residen muy armarizadas, en el trasfondo de un armario muy oscuro y profundo, en el que no existe el más mínimo lazo de unión ni de solidaridad con nadie. Hay quien puede tener alguna enfermedad, o discapacidad más o menos severa. ¿Con quién hablan? ¿Con quién se relacionan? Solamente una minoría, muy minoría, está sociabilizada entre sus compañeros LGTB…


Estos son unos pocos matices de la invisibilidad del Mayor LGTB, como el de no creernos nosotros mismos las libertades conseguidas o el temor a que no nos puedan ser aplicadas a nuestra propia situación  y, el miedo al rechazo de nuestro entorno más próximo.
Es el momento de intentar paliar esta problemática.

LOS MAYORES LGTB… TAMBIÉN EXISTIMOS

Con nuestras deficiencias pero también con muchas ganas de seguir contribuyendo a la sociedad y más concretamente a las personas de nuestro colectivo, a hacernos visibles, no solo en pequeños grupúsculos sino como el número importante que somos, es decir conseguir el EMPODERAMIENTO de los Mayores LGTB, y que por fin un día, no lejano, desaparezca esa situación que tanto daño nos hace la INVISIBILIDAD.

Por Ramón Arreal
Coordinador del grupo de Mayores de Cogam

Orgullo de ser creyentes LGTB(1), sin armarios.

    Nos mintieron -y lo siguen haciendo- en nombre de la Biblia, del Corán, del mismo evangelio.
    Quizás por defender su parcela de poder en la Iglesia-Poder-Estado, por mantener el control, por envidia de que tengamos la libertad y honestidad que ellos no se permiten; quizás por ignorancia, por no penetrar más allá de textos religiosos interpretados de forma literal y fundamentalista, por no ponerlos en su contexto histórico, así como no querer valorar la experiencia humana.
    Si al Dios tribal descrito por las mentes limitadas por el entorno histórico del pueblo de Israel, según se ilustra en el Antiguo Testamento, le atribuían entonces acciones tan bárbaras como mandar matar a alguien que cortara leña en sábado, o apedrear a una mujer hasta la muerte si resultaba no ser virgen tras el matrimonio – la lista de textos bíblicos horribles podría ser bien larga -, los ya “conocedores” del Nuevo Testamento de  épocas más cercanas han seguido condenando, odiando, torturando y asesinando a personas cuya orientación sexual o identidad de género, entre otras, no les encaja con su ideal heteronormativo, en nombre de otro Jesús y otro Dios limitados y tribales.  
    Idólatras que quisieron y quieren hacer de su experiencia la definición de un Dios que no podemos definir, comprender ni abarcar en su totalidad, sólo, quizás tratar de entender sutilmente desde nuestra experiencia o ideas personales y parciales.
    Sin embargo, el tiempo juega a favor de la razón y una verdad más objetiva, como ya se la dio a Galileo y a Servet, y como se la sigue dando a tantas y tantos. Y los que una vez nos ridiculizaban, ahora fácilmente son ellos los que ante la sociedad quedan en ridículo por seguir condenando, descalificando y agrediendo a quienes no encajamos en su ideal de sexualidad, familia o matrimonio.
    ¿Pero por qué, en lugar de rediseñar dañinos y tóxicos cursos2 para tratar de cambiar la orientación sexual no exploraron/an otros textos tan interesantes y reveladores como los que narran el amor homoerótico entre David y Jonatán3 o las palabras de Jesús de Nazaret indicando que ya no hay judío ni griego, que no hay esclavo ni libre ni hay hombre ni mujer4, u otros, como Jesús sanando al amante del centurión5, o haciendo del hombre que llevaba el cántaro una señal-guía para sus discípulos6. Por la razón que sea no les conviene, prefieren seguir con sus prejuicios contra la plena igualdad de la mujer y las personas LGTB, no queriendo ser sensibles al Espíritu y abrirse a una dimensión mucho más amplia, diversa y profunda de la realidad de Dios y del ser humano así como permitir que las personas LGTB tengan vida plena y en abundancia.

    Como dice mi amigo el obispo episcopaliano, profesor y teólogo John Shelby Spongen su manifiesto Here I Stand7, “esa gente odia a los homosexuales y le tiene terror a la propia homosexualidad, pero saben que ese odio es incompatible con el Cristo que afirman profesarLa desigualdad para gays y lesbianas ya no es un asunto discutible, ni en la Iglesia ni en el Estado…”.



    Por esto, porque como cristianas y cristianos creemos en un Jesús de Nazaret que nos muestra el rostro de un Dios no excluyente, madre, padre, amiga, amigo; un Jesús de Nazaret que ya dio la vuelta a casi todo en su época, retando a los poderosos, a los religiosos, dignificando a la  mujer, a los extranjeros, a los pobres, a los que pensaban, sentían o creían de forma diferente; porque creemos que ese Jesús de Nazaret hoy celebraría, sería parte, compartiría con personas LGTB, con matrimonios LGTB, con familias LGTB; por ello, podemos decir, gritar y sentir Orgullo de ser creyentes LGTB, sin armarios.
(1)    Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales.
(2)    Son numerosos los grupos que pretendiendo cambiar la orientación sexual han producido numerosos daños, algunos irreparables a personas LGTB que han participado en ellos. Uno de los casos más sonados ha sido el cierre definitivo del grupo Éxodus Internacional, del que hace años ya varios de sus representantes concedieron una rueda de prensa reconociendo los daños ocasionados y pasando a trabajar para la igualdad de las personas LGTB. Algunos enlaces interesantes:
          Cierre deÉxodus Internacional y disculpas de su Presidente:
          Exfundador de Exodus Internacional, Jeremy Marks, informando sobre los daños ocasionados por tal organización y actualmente trabajando para el Forum Europeo de Grupos Cristianos LGTB:
          Exfundadores del grupo Éxodus Internacional en conferencia de prensa pidiendo perdón por los daños ocasionados:
(3)    1 Samuel 20, 41:

Y luego que el muchacho se hubo ido, se levantó David del lado del sur, y se inclinó tres veces postrándose hasta la tierra: y besándose el uno al otro, lloraron el uno con el otro, aunque David lloró más.

1 Samuel 20, 17:

Y Jonatán hizo jurar a David otra vez, porque le amaba, pues le amaba como a sí mismo.

1 Samuel 20, 30:

Se encendió la ira de Saúl (padre de Jonatán) contra Jonatán, y le dijo: ¡Hijo de perversa y rebelde! ¿Acaso no sé yo que prefieres al hijo de Isaí, para tu propia vergüenza y para vergüenza de la desnudez de tu madre?

2 Samuel 1, 26:

Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce: Más maravilloso me fue tu amor, que el amor de las mujeres.

(4)    Gálatas 3:28
No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.
(5)    Jesús sana al amante del centurión. Por Xabier Pikaza, teólogo: http://blogs.periodistadigital.com/21rs.php/2006/05/25/p28836
(6)    El hombre del Cántaro (el primer personaje del evangelio que sale del armario), por Salvador Santos:
(7)    John ShelbySpong nos visitó en Madrid en Octubre de 2012 y Octubre de 2013, dando varias conferencias en Barcelona y Madrid. El manifiesto al que se hace referencia: http://www.atrio.org/2010/12/%C2%A1ha-llegado-el-momento-un-manifiesto-del-obispo-spong/
Otros enlaces de interés:
          ¿Es la homosexualidad una enfermedad, puede ser curada? (inglés): http://www.felgtb.org/rs/1214/d112d6ad-54ec-438b-9358-4483f9e98868/eb4/filename/homosexuality-as-a-disease.pdf
          La homosexualidad no es un crimen (inglés y francés):
          ¡Pero si lo dice la Biblia!:
          Homosexualidad e Iglesia, por Emilio Lospitao:
          Biblia y realidad LGTB:
          Entrevista al presbítero anglicano Juan Larios:

Por Aurelio M. Lepe Gil
Coordinador de la Sección de Asuntos Religiosos de COGAM
Excoordinador del Área de Asuntos Religiosos de la FELGTB
Miembro de la Iglesia Episcopal Reformada Española de Comunión Anglicana – IER