Manifiesto de los VI Encuentros Estatales de FE Y ESPIRITUALIDAD

 Toledo, 26 de mayo de 2019

Las personas creyentes LGTBI reunidas tal día como hoy en los VI Encuentros Estatales de Fe y Espiritualidad organizados por la FELGTB concluyen:
1.- Las personas mayores necesitan Amor. Y como creyentes LGTBI haremos lo posible por dárselo;
2.- Necesitamos ser conscientes de las amenazas a nuestro futuro y hacernos responsables de enfrentarlas;
3.- Debemos superar el victimismo y ser conscientes de nuestra dignidad y responsables de nuestra vida;
4.- Nuestras personas mayores son punta de lanza. Hay que hacerles visibles y devolverles lo que nos han dado. Tenemos una deuda de gratitud y una responsabilidad de seguir  trabajando con y por ellas.
5.- Aún hay mucho por hacer. A pesar de haber conseguido derechos, no lo tenemos todo.
6.- Redoblar el esfuerzo y la lucha puesto que todavía existen muchas amenazas.

Y, a raíz de estas conclusiones, manifiestan:
1.- Nuestro enorme agradecimiento a todas las personas LGTBI que nos precedieron, especialmente a las creyentes LGTBI, por su lucha y carisma. Gracias a ellas disponemos de una serie de derechos y libertades que nos fueron negadas incluso al inicio de la democracia en nuestro país. Somos conscientes del sufrimiento por el que han pasado. Queremos homenajear a nuestras personas mayores LGTBI por su ejemplo, enseñanzas y experiencia y agradecer a las que se encuentran en nuestros colectivos y comunidades su historia y su lucha por un mundo más justo y diverso.
2.- Que la Fe que nos mueve está basada en el AMOR con mayúsculas. En dicho AMOR nos sentimos personas queridas y bendecidas. La Fe que nos mueve nos permite seguir dando testimonio y ejemplo de diversidad. Somos conscientes de que muchos mensajes de las jerarquías de muchas instituciones religiosas siguen lanzando mensajes LGTBIfóbicos que lo único que provocan es más odio y rechazo a la realidad LGTBI y a la de lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales creyentes. Queremos seguir siendo el punto de encuentro y tender puentes hacia el diálogo y hacer realidad el mensaje de AMOR para toda la humanidad. “Tú eres preciosa, tú eres preciose, tú eres precioso a mis ojos”.
3.- Que como personas creyentes LGTBI nos unimos a la lucha y al compromiso por obtener una igualdad real de lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales y de nuestras familias en nuestro país y en otras naciones Donde la realidad de las personas LGTBI es especialmente grave y complicada. Apoyamos una educación basada en la diversidad y leyes que incluyan a todas las personas y realidades sociales sin excepción. Instamos a todas las fuerzas políticas a que se comprometan para elaborar leyes que integren y que igualen derechos y a dedicar los recursos necesarios para que se hagan efectivas.
4.- Que como personas creyentes LGTBI nos unimos al resto de comunidades y espiritualidades que luchan por crear un mundo mejor, donde el AMOR este siempre presente y elimine todas las barreras que ponen el odio y la confrontación. La diversidad de creencias y espiritualidades son una riqueza de la humanidad, y las personas creyentes LGTBI aportamos mucho color a nuestras comunidades y otra experiencia y perspectiva de los diferentes prismas del AMOR.
5.- Que nuestra diversidad es fruto del AMOR y que nos sentimos orgullosas, orgulloses y orgullosos de nuestra Fe Que vivimos nuestra diversidad como un don al servicio de nuestras hermanas y hermanos. Que como creyentes LGTBI aportamos más color al mundo y a la sociedad. Y que las luchas de las mujeres, personas no binarias y colectivos excluidos son también parte de nuestra misión. Nos unimos a las reivindicaciones de las mujeres y personas no binarias para que obtengan la igualdad real dentro de las instituciones religiosas. Hacemos nuestras las reivindicaciones de lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales para eliminar las barreras y las discriminaciones a las que se tienen que enfrentar por romper los esquemas machistas heterocispatriarcales.

6.- Que rechazamos las llamadas “terapias reparativas” que se fundamentan en una visión distorsionada y alejadas del Amor y del rigor científico. Disfrazar dichas terapias de acompañamiento espiritual únicamente ha creado un dolor y un sufrimiento que es más propio de movimientos sectarios que de la religión que responde a un Dios que nos ama. El acompañamiento espiritual debe estar siempre dirigido al crecimiento personal, al encuentro con nuestra espiritualidad y con Quien nos ama, de la fe de las personas libres en un Amor que es Madre, Padre y Xadre. Y pedimos que las personas responsables de desarrollar esas terapias y de ponerlas en
práctica, más concretamente las vinculadas con el obispado de Alcalá de Henares, cesen en su aplicación, sean conscientes del daño que han causado y tengan la valentía de pedir perdón a las personas afectadas, poniendo los medios para reparar el sufrimiento infligido.

Firma:
Grupo de Trabajo de Fe y Espiritualidad – FELGTB