Consejos


AIRE LIBRE

Hay muchos lugares donde puedes ligar al aire libre; si bien parecen tranquilos nunca debes bajar la guardia. En muchas de estas zonas se producen hurtos, robos con intimidación, agresiones, e incluso excepcionalmente, homicidios. La mayor parte de las agresiones no trascienden, pues no son denunciadas para evitar decir ante la Policía el lugar o la situación donde ha ocurrido, lo que dificulta la labor policial de detención de los agresores que, por la facilidad que les da su impunidad, suelen reincidir. Tener relaciones sexuales en un espacio púbico no es una actividad ilegal según la legislación española (excepto si lo presencian menores de edad).

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Es mejor que la primera vez que vayas a una zona al aire libre, te enseñe la zona y la dinámica algún amigo o conocido tuyo. Incluso sería bueno que reconocieras previamente la zona de día.
  • Llévate tus propios condones, lubricante o cualquier otro material que necesites; eso evitará situaciones violentas de sexo no seguro. Una vez usados, recógelos y tíralos en la papelera o contenedor de basura más cercano o llévatelos para tirarlos en tu domicilio.
  • Comprueba los accesos y date una vuelta antes de ligar; de esta forma sabrás cómo comportarte ante cualquier situación. Ten en cuenta que si eliges un lugar muy retirado o escondido será más difícil poder alertar y pedir ayuda ante un ataque.
  • Si vas habitualmente a alguna zona intenta hablar con los usuarios, ten en cuenta que pueden ser una muy buena ayuda en caso de peligro.
  • Si has bebido o consumido drogas no vayas a la zona en coche. Ante cualquier incidente si se te hace la prueba de alcoholemia tu coche será inmovilizado y te quitarán puntos del carné de conducir. Asimismo tu capacidad de reacción está reducida de cara a afrontar situaciones violentas o prácticas sexuales no seguras.
  • No enseñes ningún objeto de valor, tarjetas, dinero o móvil; este último puede ser el que te salve de una agresión. Es más, excepto la documentación y el móvil no deberías llevar ningún otro objeto de valor.
  • Si estás escuchando música en el coche o con auriculares disminuyes tu capacidad de percepción del peligro.
  • Ten en cuenta que si has ido en transporte público y te demoras en tu vuelta, puedes quedarte sin forma de volver.
  • Si aprecias cambios en la zona, ves que la frecuenta otro tipo de público o  te parece insegura por cualquier otro motivo, cambia de zona durante un tiempo.
  • En caso de que la policía te requiera tu documentación, coopera educadamente; están para ayudarnos y mantener la seguridad.
  • En caso de ser maltratado por el personal de seguridad privada de algún establecimiento o servicio público, no te enfrentes a ellos, denúncialo; utiliza tu móvil y llama a la policía. No tienen derecho a impedirlo.
  • Ante cualquir situación de agresión o peligro grita “SOCORRO, POLICÍA, AYUDA” repetidamente o llama al teléfono 112.
  • Debes denunciar cualquier tipo de ataque o agresión, seas la persona agredida o testigo. Ten en cuenta que no tienes que denunciar los hechos ocurridos (por ejemplo, tus contactos sexuales, que en sí son legales); sólo tienes que denunciar los actos delictivos.
  • Ten discreción, ten en cuenta que hay otros usuarios no gays del espacio que estás usando, no ensucies la zona, llevate tu propia basura, respeta a los vecinos.

EN CASA:

Cuando recibes a alguien en casa debes tener presentes las siguientes indicaciones:

  • Ante cualquier situación de peligro llama al 112 o da la voz de alerta de cualquier otra manera.
  • En el momento que no te sientas cómodo en la situación, debes dejar claro que deseas parar.
  • No tengas ningún objeto de valor o tarjetas de pago a la vista. Nunca debes tener escritas las claves de tus tarjetas o de tu banca virtual.
  • Si recibes alguien en casa siempre tienes que tener al menos otro nombre en tu buzón y nunca debes decir que vives solo. Deja siempre abierta la posibilidad de que tu compañero/a de piso o pareja vuelva en cualquier momento.
  • Deja apuntado en algún sitio cómo has contactado con la persona a quien recibes, así como los datos personales que tengas de ella.
  • Ten accesibles (en la mesilla) condones, lubricantes, toallas o cualquier otro material que vayas a utilizar.

EN LA ESCUELA:

Si eres lesbiana, gay, transexual o bisexual y estás estudiando en un instituto, no tienes que sentirte un bicho raro. Con toda seguridad, no eres el/la único/a de tu centro. Aunque ahora no puedas saber quienes son, algunos de tus compañeros también son LGTB (de hecho, si el centro tiene 1000 alumnos, habrá entre 50 y 100 que son LGTB). Y algunos de tus profesores/as, y del personal administrativo, etc. también. Algunos de tus compañeros/as incluso proceden de familias homoparentales. 

Aquí tienes algunos consejos que te pueden hacer más fácil tu paso por tu centro de enseñanza: 

  • Tu centro escolar es un lugar donde todos deben sentirse libres, donde las diferencias se han de percibir como una riqueza, no como un problema. Las leyes educativas así lo establecen y tú, si quieres, puedes reclamar tu derecho a la diferencia.
  • Estaría muy bien que tuvieras algún/a profesor/a de confianza con quien pudieras hablar de tu homosexualidad, tu bisexualidad o tu transexualidad. Alguien que te pudiera aportar materiales, recursos, asesoramiento. Si la persona en quien confías no está suficientemente formada en estas cuestiones, sugiérele que se ponga en contacto con la Comisión de Educación de COGAM. Allí le ayudarán a ayudarte.
  • Si estás harta/o de vivir dentro del armario y decides salir de él en tu instituto, estás en tu perfecto derecho. Nadie puede obligarte a callar, como nadie puede obligarte a manifestar tu orientación sexual o identidad de género. Pero sé prudente. Antes de dar ese importante paso, sería conveniente que tuvieras en cuenta varias cuestiones:
    1. Intenta tantear primero el terreno. ¿Cómo crees que reaccionarán el resto de los compañeros/as? Debes estar prevenido por si acaso alguna reacción no fuera todo lo positiva que esperabas.
    1. Intenta contar previamente con el apoyo de alguna amiga o amigo. Saber que vas a tener su solidaridad si hubiera problemas puede serte muy útil.
    2. Coméntale el paso que vas a dar a tu tutor/a, orientador/a o a algún/a profesor/a con quien te sientas más identificado/a. Tal vez sería una buena idea que primero allanaran el terreno hablando de diversidad afectivo-sexual y que trabajaran esta cuestión de una manera efectiva.
  • Puedes demandar a tus profesores/as o a los/las responsables de la biblioteca que tengan materiales informativos sobre diversidad afectivo-sexual (COGAM tiene varios materiales que entrega a los centros gratuitamente) en un lugar bien visible de la biblioteca. Pide literatura y revistas que os puedan ayudar, a ti y a tus compañeros/as, a comprender la diversidad y a mejorar vuestra autoestima.
  • Uno de los principios de la educación en España (así lo marca la Ley) es la atención a la diversidad afectivo-sexual. Tienes derecho a que se hable de ello en clase, a que se te muestren referentes positivos que te ayuden a conformar una identidad sexual saludable. Si te sientes con fuerzas, reclámalo.
  • Si tienes confianza con algún/a profesor/a, puedes pedirle que solicite a COGAM que acuda al instituto con su programa de charlas “Expulsemos la homofobia de los centros educativos”. Así te aseguras que vas a recibir una información veraz y verdaderamente interesante sobre la diversidad afectivo-sexual.
  • En un instituto de Rivas Vaciamadrid funciona una tutoría de atención a la diversidad afectivo-sexual. Si quieres, puedes ponerte en contacto con ella a través de su correo electrónico: tutorglbt@yahoo.es.
  • Si consideras que tus derechos están siendo vulnerados por compañeros/as o por parte del profesorado, házselo saber a tu tutor/a o al orientador/a del centro. El acoso puede tener muchas caras, no solo consiste en una agresión física: los insultos, las bromas de mal gusto, el dejarte de lado, etc. Si crees que estás sufriendo acoso, no lo calle. Busca a alguien de tu confianza a quien puedas comunicárselo. Nunca vivas una agresión, por pequeña que sea, en soledad, pide ayuda. Y, por supuesto, nunca te sientas avergonzado, son los acosadores quienes deben sentir vergüenza por sus actos.
  • Si percibes un acoso a otro compañero o compañera, tampoco lo calles. Cuando se ataca a alguien a causa de su orientación sexual o su identidad de género, se están marcando las pautas para que nadie a su alrededor se atreva a manifestar su diferencia sexual. No debemos consentirlo.
  • Si los problemas que vives a causa de tu homosexualidad, bisexualidad o transexualidad te parecen graves, comunica tu caso al Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid: 91 563 44 11. En ese teléfono te atenderán de manera confidencial, respetando siempre tu anonimato. También puedes recurrir a los servicios de los trabajadores sociales del Programa de Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid: 900 720 569.

EN INTERNET:

Internet ha revolucionado la forma de comunicarnos y está facilitado conocer persones para amistad, sexo o relaciones. Es más seguro que el ligue al aire libre, pero también permite a la gente una desinhibición mayor o una “segunda personalidad” pero tienes que tener en cuenta:

  • Chatea o intercambia mensajes y el número de teléfono antes de quedar. Habla con la persona por teléfono antes de quedar. No quedes con nadie que te dé su número de teléfono y no obstante llame con un número de teléfono oculto.
  • Deja escrito en casa dónde vas y todos los datos que tengas de la persona con la que has quedado (nombre de su perfil, teléfono, nombre, ….) y si es posible comunícaselo también a una persona de confianza.
  • Negocia previamente lo que os apetece hacer, lo que váis a usar, cómo y dónde lo váis a hacer. Fija, respeta y haz respetar los límites acordados.
  • No debes dar tu dirección a nadie; antes de llevarte a un ligue a casa, queda con él en un sitio público.
  • No quedes con nadie que no te muestre su foto de cara, no te dé su teléfono, u otros datos habituales. Si cuando le veas, la persona no se corresponde con la información facilitada previamente no continúes, no te puedes fiar de lo que has acordado previamente.
  • Si alguien utiliza tus fotos, te amenaza o te insulta por internet debes denunciarlo, la policía tiene una Unidad de Delitos Tecnológicos que se dedica a investigar y resolver este tipo de casos.
  • Llévate tus propios condones, lubricante o cualquier otro material que necesites; eso evitará situaciones violentas de sexo no seguro.
  • Si llevas alguien a casa o quedas al aire libre sigue los consejos que te damos en esas secciones.

EN EL TRABAJO:

Podemos definir el llamado Mobbing como situación en que una persona o grupo de personas, ejercen una violencia psicológica extrema de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado, sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas,  perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esas persona o personas acaben abandonando el puesto de trabajo.

¿Qué hacer?

  • Solicitar la extinción de la relación laboral en virtud del artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, por incumplimiento grave de las obligaciones por parte del empresario.
  • Acudir a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a denunciar los hechos.
  • Reclamar daños y perjuicios en el ámbito laboral frente a la empresa, cuando la acción  de acoso entre dentro de la responsabilidad.

Jurisdicción Penal

El trabajador podrá emprender acciones frente al agresor, bien sea el propio empresario, su representante u otro trabajador, ya sea por coacciones o amenazas.


EN EL TRABAJO SEXUAL:

Es importante conocer que en España la prostitución no es ilegal, es decir el ejercicio por cuenta propia  del trabajo sexual no es ilegal, si lo es  en cambio el proxenetismo.

El Código Penal establece que el que determine, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, a persona mayor de edad a ejercer la prostitución o a mantenerse en ella será castigado con las penas de prisión de cuatro años y multa de 12 a 24 meses. En la misma pena incurrirá el que se lucre explotando la prostitución  de otra persona, aún con el consentimiento de la víctima.

Por tanto, el ejercicio de la prostitución de manera autónoma no es delito. Pero sí emplear a otras personas para el ejercicio de la prostitución.

Si una persona ejerce de manera libre y autónoma la prostitución, no puede ser detenida por ello. Tanto en prostitución masculina como en femenina, no puede haber discriminación por orientación por género, en este sentido. El límite por tanto está en la mayoría de edad.

¿ Cómo defenderse ante una agresión ?

En primer lugar, conviene llamar a la policía  con objeto de identificar al agresor. Es fundamental acudir a un hospital y solicitar un parte de lesiones, a continuación acudir a un Juzgado de Guardia a interponer la denuncia.


COMERCIOS Y SERVICIOS:

En servicios de hostelería algunos empresarios tienen reservado el derecho de admisión, en este caso deben tener visible a la entrada del local las normas de acceso al local. En ningún momento se te puede restringir el acceso a un local por ser lesbiana, gay, transexual y bisexual. En caso de que se te discrimine o se te agreda debes saber:

  • Todos los locales disponen de un libro de reclamaciones. Ante cualquier injusticia o mal servicio debes solicitar una hoja, rellenarla y quedarte copia de la misma.
  • En caso de que no te faciliten el libro de reclamaciones puedes poner la reclamación ante el servicio municipal correspondiente de atención al consumidor, si bien lo mejor es llamar a la policía municipal, autonómica, nacional o guardia civil, para que acudan y hagas la denuncia en el momento.
  • Debes tomar los datos de las personas que han sido testigo de los hechos y facilitarlos a la hora de efectuar la denuncia.
  • Si has sido agredido debes solicitar un parte de lesiones antes de denunciar.

Existen numerosos locales y servicios especialmente diseñados para población LGTB para los cuáles rigen las mismas normas que para el resto. Al ser un conjunto de la población específico hay empresas que ofrecen servicios con un supuesto “valor añadido” para población LGTB, compara precios y servicios, pues no siempre es cierto ese “valor añadido” sino que es una cuestión de marketing para encarecer el producto o servicio.


COMO DENUNCIAR:

En primer lugar, debes dirigirte al Hospital más cercano y obtener el parte de lesiones que deberás aportar en la denuncia. A continuación, te recomendamos que acudas al Juzgado de Guardia de la localidad donde se hayan producido las agresiones, o si no puedes, a la comisaría de policía o cuartel más cercano. En cualquier servicio de atención o asociación de gays y lesbianas podrán ayudarte a redactar la denuncia.

Ten presente que si no logras recodar todo lo sucedido con claridad, podrás hacerlo más adelante en un escrito de ampliación. Es muy importante  conseguir testigos que están dispuestos a ir a declarar en un juicio pues su testimonio va a ser fundamental para conseguir la conseguir la condena del/los agresor/es. También debes saber que el Código Penal reconoce la homofobia como agravante, que se aplica cuando el motivo de la agresión es la orientación sexual de la persona. 

Puedes ponerte en en contacto con nosotros en la c/Puebla 9 de Madrid o llamando al 911 838 555.